¿POR QUÉ ME PRESENTO A LA AUDIENCIA DE VINCULACIÓN EL MARTES 5 DE NOVIEMBRE DE 2019?

Amigos y amigas quiero desearles buenos días, recordar a los que no están con nosotros, hoy es el cumpleaños de mi hija, no puedo darte un abrazo mi amor, pero sabes que mi corazón está contigo, con tu hermano y la gente que amo.

Quiero agradecer los mensajes recibidos luego de que anunciará mi decisión de acudir a la audiencia de vinculación, el martes 5 de noviembre a las dos de la tarde en la Corte Provincial; a todos les digo que entiendo sus razones fundadas para creer que terminaré preso, pues con nosotros no hay debido proceso; lo sé y les pido comprensión.

Acudiré porque tengo la convicción que este es un proceso político, construido a través de una campaña de difamación que empezó incluso antes de las protestas para intentar justificar los muertos y heridos, presos inocentes, como Paola y Christian, dirigentes indígenas con demandas, incluso se dice que hay desaparecidos y otros somos perseguidos

 La violencia no salió de los manifestantes sino de un gobierno que sobre todo nos arrebató la idea de futuro y que al adoptar medidas económicas que recargaban el peso de sus desaciertos en el pueblo, provocó indignación; al igual que hoy sucede en Chile y otros países, en los que el FMI ha puesto sus pies.

Asisto a la audiencia como mi aporte personal y modesto para el reencuentro de este país, para que los ciudadanos que odian a los correístas puedan saber que somos gente con familia y convicciones repletas de amor por la patria; pero también nosotros, los militantes de la Revolución Ciudadana, podamos entender que no todas las personas que nos critican son traidores, sino a lo mejor, ciudadanos que simplemente tienen preguntas y dudas.

 Quiero decirles que, con los pueblos indígenas, movimientos sociales, empresarios honestos seguramente tenemos más puntos en común y sin olvidar todo lo vivido, lo positivo y lo negativo, es la hora de hablar para recomponer el desastre causado por este gobierno.

Finalmente, quiero acudir con la esperanza de que triunfe la justicia sobre el odio, de que fiscales y jueces atiendan a la constitución y la ley antes que a consignas; aunque eso ponga en riesgo su estabilidad; para que no sea el rostro descompuesto por el odio del presidente Moreno el que juzgue y sentencie.

Todos sabemos que en las últimas movilizaciones existió un pueblo lleno de dignidad que fue brutalmente reprimido y no un movimiento armado, como se pretende acusarnos de organizarlo.

Con esa misma dignidad debemos ahora recuperar la esperanza para el Ecuador

Un abrazo

Virgilio Hernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *